Buscar en este blog

jueves, julio 28, 2016

Agujeros

Me desperté a las 4 de la mañana y había alguien que había trepado hasta el sexto piso, por el pulmón del edificio y había empezado a escarbar con sus uñas en la pared, haciendo un agujero para entrar a mi pieza.
No sé quién era, no sé qué era, tenía una capa negra con capucha.
Corrí hacia el comedor y empecé a llamar por teléfono a quien sea para que alguien viniera a salvarme de eso que me amenazaba con no sé qué cosa y que venía por mí.
La noche entraba por el agujero de la pared, por las ventanas y yo solo quería escaparme.

No hay comentarios.: