Buscar en este blog

lunes, octubre 20, 2014

Cien veces no debo

Siempre me llamó la atención el número en el que había quedado este tag. Hoy elijo escribir la entrada número 100 -como si se pudiera elegir- y en con la mera elección lo realizo. Si tengo que ser sincera, no sé muy bién qué escribir. Releyendo la última entrada al respecto, la número noventa y nueve, me doy cuenta de que hablé exactamente de lo mismo. Incluso fue un domingo. Ya ni siquiera puedo apropiarme de la originalidad y puedo incluso verlo en el motivo que lleva a esta escritura.
Cien entradas de sobre la bestia (sobre las bestias) a las que tuve que aprender a controlar, sobre el ahogo que aprendí a ahogar y paulatinamente, a olvidar. Pero sin dejar de lado, jamás, que sigo teniendo la llave para abrir el cofrecito chiquito, oscuro y escondido con todo el terror adentro. Escribo para recordármelo. Un adicto recuperado tiene que mantenerse, siempre, lejos de su droga.


No hay comentarios.: