Buscar en este blog

sábado, octubre 05, 2013

Fragmentos literarios

Una noche le clavó los dientes, le mordió el hombro hasta sacarle sangre porque él se dejaba ir de lado, un poco perdido ya, y hubo un confuso pacto sin palabras, Oliveira sintió como si la Maga esperara de él la muerte, algo en ella que no era su yo despierto, una oscura forma reclamando una aniquilación, la lenta cuchillada boca arriba que rompe las estrellas de la noche y devuelve el espacio a las preguntas y a los terrores. Sólo esa vez, descentrado como un matador mítico para quien matar es devolver el toro al mar y el mar al cielo, vejó a la Maga en una larga noche de la que poco hablaron luego, la hizo Pasifae, la dobló y la usó como un adolescente, la conoció y le exigió las servidumbres de la más triste puta, la magnificó a constelación, la tuvo entre los brazos oliendo a sangre, le hizo beber el semen que corre por la boca como desafío al Logos, le chupó la sombra del vientre y de la grupa y se la alzó hasta la cara para untarla de sí misma en esa última operación de conocimiento que sólo el hombre puede dar a la mujer, la exasperó con piel y pelo y baba y quejas, la vació hasta lo último de su fuerza magnífica, la tiró contra una almohada y la sábana y la sintió llorar de felicidad contra su cara que un nuevo cigarrillo devolvía a la noche del cuarto y del hotel.


Julio Cortázar, Rayuela, Capítulo 5

4 comentarios:

Agost dijo...

Ya hablamos de Autopista al Sur, no? No sabés si Julio tiene más relatos como ese?
Besos

Brian dijo...

No te gusto días de vinilo? Por que? 20 000 no es parecida. Te va a gustar.
Brian

A girl called María dijo...

no me gustó porque me aburrió. Me pareció predecible. No sé, capaz soy una amargada xD

Brian Janchez dijo...

si? a mi me gusto mucho. me rei.
brian.