Buscar en este blog

miércoles, octubre 16, 2013

El monstruo

 Hay que endurecerse sin perder jamás la ternura
Ernesto "Che" Guevara.



No se puede dejar ganar al monstruo. Está quieto en el charco y agita las aguas y entra sin permiso a las noches de calor. Pregunta por las nenas que le huyen para que les ardan las orejas y se transforma en sombra para recordarles el terror.
Hay que cerrar las puertas y trabar las ventanas y los ojos y los sueños y la carne. Que el monstruo no se atreva a rozar el deseo ni  a arañar la ceguera ni a alimentarse de la bilis amarga que sube por la garganta. No hay que permitirle que tire de la cuerda del silencio hasta romperla en grito. Que arquee con su mano las espaldas de los gatos salvajes hasta hacerlos sumisos. Es mentira que hay que endurecerse sin perder la ternura. Hay que endurecerse y ya. Ser de piedra para los monstruos. Para que no huelan la carne y la quieran devorar. Para que sigan de largo.

2 comentarios:

Agost dijo...

No soy muy fan del Che, pero cada vez que alguien lo menciona recuerdo la vez que le presté una biografía de 1200 páginas (era de un autor americano, no recuerdo el nombre) a una ex amiga y obviamente nunca me lo devolvió. Lo peor de todo es que seguro que ni lo leyó.

Anónimo dijo...

Muy bueno tu texto.