Buscar en este blog

miércoles, septiembre 04, 2013

un tocayo

Dije que nadie nunca me escribió poemas
hasta que me acordé de que sí
y abrí la caja y encontré
las cartas y los papeles y los versos
todo tiene olor a viejo
el mismo olor
que tiene el cajón de las cosas
de mi padre cuando iba a la universidad
todas nuestras cosas tienen olor a viejo
como si fueran de otra vida
yo ya no me acuerdo si tuvimos manos
ni si tuvimos besos
o qué pasaba con nuestros cuerpos
como si hubiera muerto y reencarnado
como si la amnesia te hubiera atacado
como si no hubieramos sido nosotros
sino otros
porque nosotros somos
lo que somos hoy
y allá lejos, la infancia
éramos niños en un parque
en todos los parques
en las tardes de fin de semana
no éramos más que niños
pretendiendo ser grandes
componiendo canciones
en idiomas ajenos
escribiendo poemas
preocupados por rimar los versos
caminando hasta llegar
al instante insalvable
de mirarnos a los ojos y entender
que jugábamos el juego equivocado
que nos tocaba otro papel
en la vida propia y ajena
por eso a veces me olvido
de que fuiste lo que fuiste
o quizás no sea olvido
sino que no me sale llamarte
con apelativos tan trágicos
porque tus cartas y tus poemas
atados con una cinta blanca
ya tienen olor a viejo
ya quedaron lejos,
como los besos y los descubrimientos
y esa foto feliz con viento.




1 comentario:

nele dijo...

uf yo tengo un cajón de recuerdos que tiene cartas color amarillo!
y AYYYYYY...estos días lo pensé todo el tiempo, qué ganas de que me hagan un poema <3