Buscar en este blog

miércoles, agosto 07, 2013

empezar en nada y terminar en todo

cuando cedió el dolor
después de horas
apareció el hambre
y era siempre así
se aflojaba el nudo
para dar lugar al hueco
un vacío para entrar
o para dejar entrar

el dolor también era
el corazón saliéndose
por la garganta
porque no se aguanta la jaula

o ver por la tarde
el cielo con sus cúpulas recortadas
celeste, soleado
y las nubes blancas
y pensar que eso nunca,
que eso es tan extraño
el cielo de una ciudad de día
la luz del sol sobre la piel y los ojos

el dolor es comprender que vivimos
a oscuras
y encerrados
no por deseo
no por lujuria
sino porque nos convencieron
de que así eran las cosas
de que así era la vida
ganarse la vida
como si no fuera ridículo decir
que a la vida hay que ganársela.

No hay comentarios.: