Buscar en este blog

martes, junio 25, 2013

Top 10 de cuentos by Mery

Este blog tiene 7 años. Es, posiblemente, el espacio en internet más antiguo que tenga abierto y que mantuve con más periodicidad actualizado. Y tiene más de mil entradas. Esas entradas van desde la catarsis hasta la prosa poética, de los poemas a los cuentos, a las notas  del día a día, a los fragmentos de conversaciones, diarios de viaje y tantos más etc. Recién, mirando por arriba las etiquetas, noté que tengo más de 60 cuentos (bah, "cuentos") publicados. Se me ocurrió que sería una buena idea hacer un top 10 de los cuentos que yo, su berretísima autora, recomienda. Lejos de querer sonar pedante, simplemente son las cosas que me gustan como quedaron. Ahí va:

1. "Estaré ahí para verte caer": Está primero por muchas razones. La primera es porque creo que es el fundador de mi propia literatura. No es que sea el primer cuento que escribí, no, sino porque en él defini por un lado parte de lo que luego sería mi estilo y por otro, ciertas temáticas que iba a repetir ad infinitum. Y personajes que, con los hombres cambiados, reaparecerían hasta que en algún momento no pude decir nada más de ellos. Lo corregí mil veces y si me pusiera a leerlo en este momento lo corregiría una vez más. Fue el primer cuento que leí en un café literario, por decirle de alguna manera a esas lecturas que ponen en común nuestros escritos. Nació de mí cuando tenía 17 años. Soy madre adolescente de este pequeño demonio. Me sigue gustando su título medio barroco y medio telenovelesco. Son razones suficientes para ponerlo en primer lugar.
2. Voy a ser justa y le voy a dar el segundo lugar a un cuento que, creo, lo merece. Se trata de "El discurso". Creo que si me gusta, es porque en este cuento le escapé un poco a las boludeces que digo siempre. También porque reivinidico a un personaje al que, supongo, le debía algo. Y bueno, es de esos personajes a los que no hay manera mejor que pedirle perdón a través de un cuento.
3. Pero no se puede ser justa todo el tiempo y por eso inmediatamente después de "El discurso" pongo el que originalmente se llevaba el segundo lugar. "Hombre lobo". A decir verdad, termina con el recorrido que empezó en "Estaré ahí para verte caer", al menos desde mi escritura. Es decir, agoté un tema. Me llevó muchos años poder transformar en cuento una anécdota con tanta narrativididad. Cuatro años hasta que supe como organizar todo, en qué mentir y en qué no. El resultado me dejó bastante contenta.
4. "Diciembre ácido": Buenos Aires, apocalipsis, tormenta, oscuridad. Me encanta leer sobre ciudades postapocalipticas y este es mi intento de escribir al respecto. No sé qué tan bien estuvo el resultado pero me gustó el proceso de escritura.
5. "Las manos". Este cuento lo leí en el último "Medias y Sombreros" (¡hay uno ahora chicxs, el 5 de julio, pregunten!). Me gusta porque es simple y porque es triste como una canción triste de Ismael Serrano. Creo que podría musicalizar este cuento con "Recuerdo". Van por la misma senda. No tengo mucho más que decir, simplemente le tengo mucho cariño y me gusta un poco esa cosa medio circular que tiene.
6. "Trasvasar": Siempre me gustó mucho este cuento. Siempre le comento a mi novio de este cuento "una vez escribí un cuento en donde a al personaje principal, una chica, le crece una pija". Bueno, eso fue alto spoiler, pero leanlo igual. Es como "La metamorfosis", de Kafka, pero menos pretensioso y más argento.
7. Hace poco me acordaba de ella. De Milena. De ahí que este cuento se llame así, "Milena". Un nombre precioso para una mujer hermosa a quien, realmente, nunca conocí. Pero fue material para que de un tirón escribiera este cuento. Y me quedara siempre con el sabor en la boca del misterio, con haberme olvidado su apellido y con el recuerdo de su cara todavía, aunque ya, medio desvanecido.
8. "Palomar por Marconi": Creo haber leído en algún lugar que hay ciertas ficciones que le conceden sentido a ciertos momentos de la vida real. Como que los resignifican y los iluminan. Bueno, escribir este cuento fue, de alguna manera, poder entender algo que nunca había entendido. Lo tuve que cargar de todo este bagaje simbólico para hacerlo. El cuento en sí es bastante boludón, pero ¿qué se le va a hacer? le tengo cariño.  Y mucho.
9. "Silvia": Silvia es la mujer que me interpeló durante todo el 2011 desde una pared. Silvia era la foto estática de una veinteañera hermosa que no estaba viva ni muerta. Y esa mirada petrificada, que me angustiaba tanto, devino en este cuento, corto, sencillo y medio tonto, pero al fin y al cabo, es la historia que tuve que imaginar para Silvia.
10. "Juego de Damas": Este es el cuento que enmarca una historia silenciosa. Al menos, silenciosa en ese momento. Un perfecto juego de damas, cuyas reglas tácitas eran la poesía, el dibujo, la pintura y cualquier tipo de expresión que permitiera que dos personas se comunicasen sin nunca interpelarse explícitamente. Ahora que escribo esto, pienso que quizás se trataba de un juego de presos, en una jerga íntima carcelaria que solo los prisioneros comprendían. Este cuento fue el principio de la verbalización. El resto fue arte.

Bonus track: "Trenza". Esto no es un cuento. Es una ¿prosa poética?. No sé. Pero cada vez que lo leo me doy cuenta de que esta es una de mis primeras puestas en palabra de lo que hoy conozco con un nombre diferente. Pero qué bien enunciado que estaba todo. Cuánto sentido.

1 comentario:

Bella Rodriguez dijo...

Hola, vengo a admitir que siempre leo tu blog y nunca comento no sé por qué, asi que vengo a plasmar de una vez que me encanta lo que escribis y sos una genia.
chachau