Buscar en este blog

domingo, marzo 31, 2013

Volver a mí



Me he reencontrado conmigo misma y la angustia de ese reencuentro, como el de mirarse al espejo luego de un largo tiempo para ver los propios ojos observádonos de nuevo, me ha llevado al límite del llanto convulso.
Julio Cortázar, un sábado a la noche en plena soledad y mis dos monstruos más poderosos e íntimos hiriéndome los flancos.
Es volver a tocar mi rostro y reconocer los surcos. Es oir desde el fondo del tiempo mi verdadero nombre y saberme identificada en él.

3 comentarios:

Nele♥ dijo...

estamos con tanta gente todo el tiempo... y sin embargo a veces encontrarse con uno mismo termina siendo extraño.
muy bello por aqui, te sigo :)

Brian Janchez dijo...

ayer, una compañera del laburo me confeso que esta medicada con clonazepan pero yo entendi que no y le dije deberias estarlo. Lo estoy me dijo. Cerre los ojos, me mordi los labios y le dije ah, entonces buenisimo.

Despues me dijo que empezo a leer rayuela y le confese que no lei.
Brian.

sosiuk dijo...

Es raro, Cortazar no me gusta pero lo que vos escribiste de él sí