Buscar en este blog

jueves, marzo 28, 2013

el niño diablo

algo
los ojos
o la forma de decir
las frases mas banales;
la fuerza de un abrazo
la curvatura de tu cuello
algo,
la  capacidad de hallar
los puntos débiles
y los vacíos
y atacarlos
con ternura violenta
y estimular el salto
al abismo prohibido
con su adrenalina
y el latido acelerado

después se siente la sed
y el hambre
en tu ausencia
una dependencia
infinita e insoportable
el sentir que es una
la que está equivocada
en un lugar que no nos pertenece
con el cuerpo que no nos completa

nunca supe decir bien
si tu efecto era infectar
a las mujeres dormidas
para no devolverles jamás el sueño
o quizás abrirles los ojos
hacerlas temblar
y romperles el alma
o dejarlas para siempre
con una parte menos de su cuerpo
y con las letras de tu nombre
tatuada en el recuerdo.




2 comentarios:

José A. García dijo...

Uno nunca sabe identificar a quien tiene en frente hasta que ya es demasiado tarde, hasta que el daño ya fue hecho, o la esperanza ya fue creada. Por algo nos pasa lo que nos pasa.

Suerte!

J.

ese, ese , el chico mota. dijo...

Una vez me dijeron " sos el demonio" , lo considere acertado.