Buscar en este blog

miércoles, febrero 13, 2013

Now they're going to bed and my stomach is sick

Me desperté a las cinco y media. El despertador sonaba a las seis y media, no pude volver a dormirme. No pude. Tenía miles de ideas punzantes rebotándome en la cabeza. Me desperté y el café me perforó el estómago, naúseas, mal humor. Un dolor  misterioso empezó a machacarme el fondo de la garganta. Decaimiento. Me siento mal. Me estoy enfermando. Me estoy enfermando, efectivamente, de aquello que ya a estas alturas de mi vida me creía inmune. Y me cuesta verme tan mal, rozando esos grados de idiotez que siempre consideré inalcanzables.
Mañana el despertador suena a las siete. Y aún así, temo, no podré dormir en toda la noche.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

te lo digo lo más light que puedo: esto es cursi.
mejor dedicate a la poesía. o recorré gran trecho con la poesía antes de meterte con la prosa. porque das muestra de verdadera poeta en el poema anterior.

A girl called María dijo...

hola anónimo, esto que escribí no lo considero "literario" (como sí los cuentos u otras prosas, fijate en la etiqueta CUENTOS que es la que mejor representa eso): esto era catarsis pura y llanamente emocional de cosas que estaba aguantando cuando lo escribí. Necesitaba sacarme de adentro algo. Puede ser cursi, también puede ser "malo", pero si considero "prosa" lo que escribo con "espiritu literario" (ponele) estoy lejos de querer poner este post en esa misma bolsa.

Big Rhonda dijo...

Ves que no era yo?

A girl called María dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

jajajaj... hola Rhonda. No, claro que no eras vos este que posteó arriba, pero no todos los anónimos son los mismos. Mirá, ahora soy anónimo y no soy ni vos ni la otra persona. Igual ya te dije que te creo, un beso.