Buscar en este blog

lunes, febrero 11, 2013

El amor después del amor.

No recuerdo cómo comenzó todo. Mi cocina, esa pared (esa, que me vio bailando al ritmo de Close to you hace muchos años) y la madrugada. Me abrazaste o yo te abracé a vos, no lo recuerdo tampoco.  El alcohol en nuestros cuerpos originó un discurso que me recordó,  extrañamente, a uno pasado y perdido.
Decías algo con tu voz y con todo lo que es tuyo, con esa soltura que me hipnotiza. Y yo, cuando quise responderte, balbuceé:
- Te amo.
Ahí sobrevino el resto.
- ¿Cómo?
- Que te amo.
- ¿Ah sí?
- Sí.
- Yo también. Un montón.
Terminamos besándonos borrachos y no volvimos a hablar del tema.

2 comentarios:

Quappi dijo...

Como decía el cartelito al lado de la hora de la publicación: "no hay comentarios", o su más efectiva versión en inglés: No comments.

belén.- dijo...

me gusta reconocerme en tu nostalgia.


precioso mery.