Buscar en este blog

viernes, diciembre 28, 2012

veintiocho


¿qué te puedo cobrar?
¿dos pesos, tres?
¿qué te puedo cobrar, che...?
¿más, decís vos?
¿cinco, veintiocho?
¿más, me digo yo?
¿más, me dice desde adentro,
desde el fondo,
del nido de los nervios
la pulga inquieta,
la araña rencorosa.
bastante más?
¿cuanto, si apenas...?
apenas, dejame pensar
la mano de obra
y todo el material
el sudor pero más las lágrimas
y eso que no hablo de la sangre
ni de los clavos y las astillas
con todo su tétanos y el pus
mirá que no hablo de todo eso
apenas del material
y más de  las lágrimas que el sudor
pero sin olvidarlo
¿y entonces qué te puedo cobrar?
después arreglamos, andá,
no te preocupes, hombre
no te sientas mal:
que de alguna manera,
pagar vas a pagar

No hay comentarios.: