Buscar en este blog

martes, diciembre 04, 2012

La receta

Cortar profunda la piel con las uñas
hasta ver la sangre
y que arda 
y que el vacío en las entrañas
resuene
y las noches y los días sin parar
y los viajes en la madrugada
y dormir borracha de llanto
o emborracharme de veneno despierta
 pensando en la muerte
porque todo era muerte
y las tardes de euforia y anestesia
y los ahogos repentinos
y el frío del piso en verano
y el desenfreno de carne
y la intoxicación
y la autodestrucción
el suicidio de la otra
lento, insoportable y violento
hasta reencarnar otra vez
y que por los ojos se filtrara el aliento
caliente
del sol, con el invierno.

1 comentario:

elPocha dijo...

y una cucharada de Aguante:
mere gustò, saludos!
3:33