Buscar en este blog

sábado, diciembre 22, 2012

de vos

reir pensando en
esa puerta abriéndose
tu cuerpo en el umbral
en la habitación
y tu voracidad,

para después,
aunque sea en realidad
antes,
retorcerme bajo el sol
de las once de la mañana
con la otredad recorriéndome
con la mente en blanco
poblándose
de las palabras tuyas
de la presión segura
en la superficie de mi carne
el susurro violento
y la posesión
la apropiación sin duda alguna

vos, una aparición,
libre y onírica aún
porque los pájaros cantan
y yo no terminé de despertarme
y el piso contra mi espalda
me engulle
y no tengo tiempo
ni consciencia
para detener la proyección
que exige escena
y buscando el temblor,
tampoco quiero.

2 comentarios:

Alan Christian dijo...

Me causa gracia la etiqueta "versos de poca monta". Yo tengo como etiquetas, entre otras, "literatura de mierda" y "letras para todos". En sí es una ironía lo de poca monta porque los versos son buenos; irregulares pero muy sensuales y atrapantes.

Alan Christian dijo...

Me causa gracia la etiqueta "versos de poca monta". Yo tengo como etiquetas, entre otras, "literatura de mierda" y "letras para todos". En sí es una ironía lo de poca monta porque los versos son buenos; irregulares pero muy sensuales y atrapantes.