Buscar en este blog

lunes, noviembre 05, 2012

dirty talking

¿te acordás de mis palabras,
te acordás de tus respuestas,
de mi voz repleta de odio
de tus ojos destilando vileza?

podría haber transcripto
uno a uno aquellos diálogos
tan perfectos los actores
tanto que parecía guionado
el intercambio
como una película real
documental acostado
de la estética horizontal,
enojo hermano del gozo
con tu boca sibilante
y esa ira mía jadeante
en el instante de desborde
cuando el silencio me quedaba chico
cuando el amor no era el lugar
para el discurso

y solo el encuentro
podía darse, perfecto
desde el rencor
de la guerra infinita
desde la violencia de los cuerpos.

2 comentarios:

José A. García dijo...

El olvido a veces es la única respuesta practicable...

Saludos

J.

Sol dijo...

Genia!!