Buscar en este blog

sábado, agosto 18, 2012

Con tus ojos

Todo empezó con un chiste que decía... en realidad, empezó con un comentario de mi mente a mí misma: vos ya no podés escribir esos poemas. Se te acabó la sangre, se te acabó la tinta, a vos que siempre decías que ciertas musas siempre pueden dar cosas nuevas, aunque sea todo mecanismo, aunque sea puro ejercicio lúdico de decir decir decir y poner en verso aunque ya sea tarde, aunque ya sea mañana, aunque el ayer fosilizado, observar fotos y describirlas, estados, etc. 
Entonces, en ese afán de siempre salir victoriosa, respondí luego de cierto desánimo inicial por creer ese comentario cierto, con dos sencillos versos: "La última vez que nos vimos/desollaste con tus ojos los míos".
Y de ahí, el resto.


La última vez que nos vimos
desollaste con tus ojos los míos
y en el tiempo suspendido
pusiste un freno
"me parece que ya es hora..."
otra vez pensar que al pasar la puerta
se rompería el hechizo;
el abrazo póstumo, frío
la tristeza de mil adioses,
el instante, el deceso repetido;
como si para perpetuarnos
solo se pudiera volver al último día
e imitar los movimientos,
la pantomima
las lastimeras palabras,
cada promesa melancólica,
el deseo prohibido,
los juramentos vanos;
como si para no dejar entrar
a la muerte del todo
solo se pudiera revivir la agonía
o morir para siempre, solo un poco
aunque me desolles
el tiempo y la vida
con los ojos.

No hay comentarios.: