Buscar en este blog

viernes, agosto 24, 2012

Complemento circunstancial de nostalgia

A M.F.P, que entiende el chiste.


Para dibujar tu nombre con mi lengua,
encontrarte lugar en un sintagma inventado
ya no podría gritar con mi voz pasiva
y que emerjas como agente,
ni predicar tu cuerpo y tu sombra
en sencillo tiempo presente;
quizás sería sensato y hasta sincero
decir que sos tercera persona, ausente
pero preferiría correrte del sujeto
y que acompañes a un verbo cualquiera,
subordinado por una preposición rebelde
transformándote en término ínfimo
de alguna construcción olvidable
de esas que no son atroces regimenes
ni predicativos dictatoriales;
ubicarte en el campo de lo que se elide
lo que es mera información excesiva
comentarios marginales de un momento
adorno como el modo, el lugar, el tiempo,
que quedes al nivel del instrumento
o de esas sobras de discurso
con sus etiquetas arbitrarias,
para que cuando en el fondo de una oración,
regreses una mañana
perdiéndote entre los ecos y las concordancias
te subraye vagamente y te llame
complemento cirucunstancial de nostalgia

No hay comentarios.: