Buscar en este blog

martes, junio 19, 2012

Monstruo

a ver si algún día,
María,
te detenés
antes de volver a empezar
que el monstruo de las mil bocas
te está arrancando la carne
y con su lengua árida
te chupa la sangre
te deja huesos,
puro hueso,
mientras te revienta la vena
de la locura
y vos que no querés
que se escape la fiera
infernal, traicionera
mientras te llenás de esa bilis
amarga, espesa
como miel a la inversa
y lentamente
las cadenas,
el encierro
el gusto atroz
del desencanto
de nuevo esa habitación
de tu cuerpo, habilitada
y el resto de a poco,
las puertas
tapiadas
las ventanas
María,
a ver si algún día aprendés
que sobre el mismo cimiento podrido
la torre no puede erigirse otra vez


No hay comentarios.: