Buscar en este blog

lunes, junio 11, 2012

me gusta la sonrisa de tu cama;
qué decir sonrisa si es risa,
aquella que eventualmente
se te escapa
cuando mi pierna se desliza
sobre el borde de tu cadera
y te brillan un poco más los ojos
o querés decir algo con los labios
entonces los torcés un poco
con ese gesto tan sincero
como ambiguo
y yo me pregunto si esto
te parece divertido
un chiste osado
o alguna extraña apuesta
pero me quedo ahí
sin respuesta,
un poco atada
a tu boca sonriente
porque somos más lindos,
siempre
cuando el sexo nos pasó por encima
y aún más que nunca
tu risa,
tu bella carcajada silente.





1 comentario:

Gonzinko dijo...

Que momentos, dignos de pedirse una muzzarella.