Buscar en este blog

domingo, junio 03, 2012

la felicidad eterna es una mentira atroz. La verdadera felicidad son destellos de luz, son auroras boreales que duran instantes más o menos largos y luego el mundo vuelve a su curso normal. ¿y acaso tiene algo de malo? el momento de felicidad, dure lo que dure, es irremediablemente perfecto. Vivan las pequeñas felicidades diarias. Basta de construir eternidades imposibles y generadoras de expectativas dolorosas. Ya lo dijo Cerati, "siempre es hoy".


este blog cada día se parece a un blog de autoayuda. Dammit.

No hay comentarios.: