Buscar en este blog

jueves, mayo 03, 2012

Infinidad

nadie puede separarnos
mi pequeña princesa 
nadie puede separarnos
mi pequeña infinidad



Tal vez el infinito eras vos,
tus ojos, tu boca, tu cuerpo
tal vez el infinito eras vos
y yo no supe saberlo
y  nosotros -eternos- resultamos
tan finitos
que me queda, infinito,
el sabor del desencuentro
y vos te quedás yéndote
yo me quedo con el resto
que siempre da lo mismo
aunque siga dividiendo;
la cifra va a ser tu nombre
la cifra que se agrega
y todo lo tuyo, también
-ad infinitum-
en la cadena.

.

1 comentario:

.Fémina. dijo...

Me gusta pensar en infinitos... Aunque no todos son iguales... Aunque no todos son reales. Aunque no haya sólo uno.