Buscar en este blog

martes, abril 10, 2012

Canibalismo

devórame el cuerpo, que ya no me importa
si a mí se me fue el alma
y tengo en el pecho
un remolino frío
un agujero negro que todo lo absorbe
que nada vomita,
más que ira
y tristeza disfrazada de desenfreno;
que se contenta con droga vulgar y efímera
y mastica los hilos y las plumas,
despliega palabras desconocidas,
baila mentiras;
coloca máscara en los ojos
y a los brazos tendidos
marca de rojo
como el rojo de la sangre
que sabía bombearse
donde ahora solo se sabe
presente el vacío

devórame el cuerpo, que solo me queda
desmémbrame en mil pedazos
para ver si puedo hacer,
con los retazos,
una mujer nueva y sin memoria
borrar de mi nombre
y de mi piel, la historia,
y ser
por fin.

3 comentarios:

.Fémina. dijo...

Me gusta, me conmueve, no sé por qué de a ratos, me excita. Se me vino a la mente un fragmento de un libro de Clarice Lispector entre tanta invitación a devorar..."Y había también algo en sus ojos pintados que decía con melancolía: descíframe, mi amor, o me veré obligada a devorar."

Helen dijo...

Que profundo y pasional!
ojalá fuese posible desmembrarnos y reconstruirnos nuevamente, sin esos tormentosos recuerdos en la memoria..

ToRtA dijo...

No se si sos de la comunidad de las tortas pero me gusta un monton tu blog.