Buscar en este blog

domingo, marzo 04, 2012

María, María, María, separá cuerpo de las mentes, María, que vos no querés la profundidad de los mares sino la superficie del calor. María, la cabeza no te va a servir de nada en esto, no importa que tengan o no, entonces.
¡María!

1 comentario:

Agost dijo...

yo quiero saber en qué te inspirás, porque escribir así no es nada fácil