Buscar en este blog

jueves, febrero 02, 2012

Diario de un viaje propio, día 6

¿Día 6? Imposible... pero es lo correcto. Mañana me voy. Alrededor de las 7am del sábado arribaré a mi hogar. Tengo planes, oh sí. Y eso me llevó a descubrir la cruel ironía de la vida, no los planes sino las posibilidades, etc. Del tiempo ha-ha-ha.
Hoy conocí una bruja, o al menos eso creo. No viene al caso. Me regalaron una lechuza de macramé y compré un collar para regalar porque no pude evitarlo. Porque me gritaba que lo comprara.
Por otro lado, creo que para ser una persona atea, hoy confirmé que creo demasiado en las señales. Estaba bien cuando era aún una casi-niña pero ya no. No María madurá. Y las brujas no existen, for god sake.
Visité un dique, un río, vi una escena digna de National Geographic o de Animal Planet, serpientes atacando sapos, interesantísimo.
Y mañana compraré alfajores y esas cosas oficinescas.
It's hasta mañana,como diría una canción de Oasis.

1 comentario:

ailén.- dijo...

creer en algo mas allá de nuestro rasocinio (o razocinio, o como se escriba) es muestra de madurez temprana, no te equivoques. aquellos que solo cuentan con su inteligencia y se olvidan de sus propias percepciones emotivas-sensoriales, de creer en lo imposible, que deslegitiman al azar y que ya no creen en lo mágico son las personas mas tontas e inmaduras de todas. no controlamos nada, y por eso nos da todo tanto miedo y queremos pensar que si.