Buscar en este blog

miércoles, febrero 29, 2012

De la ansiedad y los relojes

si el tiempo fuera piadoso
y ante los ojos
se acelerara
sólo para llegar al instante
que de ansiedad nos desgaja,
pues alabaría entonces a los relojes
y sus agujas y su magia;
pero mientras me latan las venas
sin encontrar descanso
más que en el horizonte inaclanzable
de la expectativa violenta
¡que se mueran los relojes
que los parta una tormenta!
antes de que me parta a mí
al medio
la angustia
la impaciencia

No hay comentarios.: