Buscar en este blog

sábado, diciembre 24, 2011

You're a dream to me

me persigue tu perfume como otrora, pero ahora no en los recovecos de mi cabeza, sino en mi piel. Mi piel dejó de pertenecerme hace tiempo.
A veces creo que mi mente, también.
Todas esas cosas dulces y rosas que no siempre digo, están aquí, en todos lados.
Y vos, todo.

1 comentario:

El Poeta Maldito dijo...

Hay algo raro si me pongo a analizarlo, ya fue, hay que dejarse llevar en estos tipos de sentimientos.