Buscar en este blog

viernes, diciembre 23, 2011

lagartija

la morbosa fascinación
me hace volver en mis pasos
-mirar de nuevo-
y abierta la llaga
ya es alimento de moscas
y cercenado en alguna parte
y blanco ya sin vida,
más blanco más frío que cuando vivía;
ahí, extranjero,
extraño
árboles y verano y tardes
y ahí
con las garras de ule al aire
y la barriga, abismo;
imposible no volver,
alimento inerte
para la sádica memoria.

1 comentario:

El Poeta Maldito dijo...

No veo a la lagartija en esas palabras, aunque me dejanuna sensacion obsesivamente dolorosa, una perturbación, a pesar de que no lo mostras del todo.