Buscar en este blog

sábado, diciembre 31, 2011

Balance anual

Este año bien pudo ser un año promedio. De hecho lo fue. Rescato quizás el poder haber tomado un par de decisiones, el haber logrado en cuanto a lo académico mis objetivos, el haber cambiado -algunas, pocas- cosas. Rescato personas. Rescato también un recital y quizás rescate todos esos momentos de mi nebulosa. O todos los que se me hagan posible recuperar. Y la poesía que volvió y las sensaciones que no sabía existían. Este año las descubrí, increíble que hayan estado tan dormidas. Y el amor, el amor que puede temblar, tambalear, pero que finalmente se puede mantener con vida cuando mucho se lo desea y se empeña todo por ello. Todavía tengo cosas que demostrar, dejar claro que no prometo en vano, que puedo ser mejor, que puedo ser. Así te entrega el 2011 mi ser, estimado 2012. No vas a verme caer, vas a verme joven como nunca.

Y nueva.

1 comentario:

El Poeta Maldito dijo...

La felicito por sus logros y le deseo lo mejor para este nuevo año que asecha.