Buscar en este blog

sábado, octubre 15, 2011

Prosa derretida

supe escribir prosa pero de repente se derritió. Cada palabra se fue deslizando como se desliza el sudor y el verso no fue más que la agitación de quien se reencuentra con un viejo amigo. Pero más maduro. El calor simplemente era bencina y ruedas, disparador. Mis palabras fueron
cayendo
en una cascada
irreversible
en algún instante
olvidé profundamente
las mayúsculas iniciales
las comas los puntos
y empecé a rescatar
con una claridad
avasallante
las musas perdidas
o nubladas
todas las miradas
recuperaron su color
que es el único color
que puede venir
desde el fondo del universo
yo que quería escribirte
- a vos -
algún vano verso vedado
terminé contando la historia
de la prosa derretida
de la prosa
volátil
no pude escapar, sin embargo
de escribirte:
confundí, siempre
al culpable.
No era quien yo pensaba
el origen eras
vos.

No hay comentarios.: