Buscar en este blog

martes, octubre 11, 2011

Pragmática.

no deberías desconocer
las reglas que te pone
el cielo de la existencia
-no el de los dioses abolidos
ni el de las grises iglesias-
sino ese que viene
en los genes tan innato
y que luego explota cuando
con grácil insuficiencia
te estimulan desde lo alto

lo que decís
y lo que callás
lo directo y lo indirecto
la intención y la palabra
y toda esa gramática
la universal
y la particular
te arma las reglas iniciales
para que después en el uso
aprendas que hablar no siempre es hablar
y que con las palabras
se puede hacer
se puede matar
se puede obligar

y que con decir y no decir
con hundir letras en la oscuridad
se abren mil caminos y cien sentidos
y que el único que ve
el sendero de la verdad
-su verdad-
es el emisor tramposo
que rompe las reglas
de la buena conversación
¡de la buena convivencia!
Bienvenido a la ambigüedad
de los malos entendidos
solo tiene la culpa
el que en media palabra
ve un entero pueblo enunciado
no es cierto aquello
de que a buen entendedor, pocas palabras
Por tanto silencio y tanto grito difuso
por tanta sordera voluntaria
se derrumba el universo y las balas reemplazan
al verbo

no necesitamos pocas palabras
entendedores son los que sobran
faltan en esta tierra
oradores transparentes
¡que el que enuncie
enuncie
hable
hable
y no disfrace!
basta de medias tintas
adiós a las sombras

luces para todos
vaciemos los tinteros
diciendo.



2 comentarios:

Capitán Gárgara dijo...

Che, muy bueno. Incluso para pensar la cuestión.
Beso!

Ezequiel dijo...

zarpada manera de escribir Maria. Grosa grosa