Buscar en este blog

sábado, agosto 20, 2011

se trata llanamente de la superposición. Las plazas, las rojas líneas de subterráneo, todo se vuelve pringoso y difuso a medida que se apilan los ladrillos o los diarios viejos y terminamos por no saber quien dijo qué, cuando fue o cuántos años teníamos entonces.

No hay comentarios.: