Buscar en este blog

domingo, agosto 14, 2011

los ojos de fuego y ácido y sal
a veces parece que el saltar no alcanza
porque callar es decretarle la guerra a las palabras que mueren
y si se niega no es por querer huir
sino por eterno cansancio, odiosa existencia constante
que se divierte repitiendo los mismos discursos

los vientos son siempre los mismos, nunca de cambio
los miedos se perpetúan en el género y en la mano que más pesa
en la instancia que más ruega por aire pero no la tiene
en los gritos que solo son silencio para siempre
y para siempre lo de siempre
el modelo moldeado, la costumbre triste
tradición

el agua de lava la mirada quemada
en rostros ajados por el dejarse caer
en las bocas amordazadas por la resignación
que nunca es victoria, que nunca es razón
ardor eterno por aquellos perecidos
sueños e ideales abortados
ardor eterno por quien sometido busca explicar
las raíces de la locura
de los tiempos pasados
de esa infinita niñez que parece no dejar
los cuerpos con curvas con trabajo con futuro hecho presente

nadie se va a poner en tus zapatos
no va a tomar nadie jamás tu sangre
para que la enfermedad dolorosa corra por otras venas
y así ver que tanta inercia es en realidad
violencia


y la pared es el único límite

yo no puedo treparla

3 comentarios:

Reptile dijo...

El cielo es el límite.

El Poeta Maldito dijo...

Qué difícil esto. La complicás mas si en la mayoría del texto hablás en tercera persona, contás o das indicios de algo:

"en las bocas amordazadas por la resignación
que nunca es victoria, que nunca es razón
ardor eterno por aquellos perecidos
sueños e ideales abortados..."


Después le hablás a una segunda persona:

"nadie se va a poner en tus zapatos
no va a tomar nadie jamás tu sangre..."

Persona que en ningún momento se ve.

Y terminás dando el final en primera persona.

Me gusta el texto, yo lo cerraría en:

"los cuerpos con curvas con trabajo con futuro hecho presente". Tal vez daría alguna pauta si se trata de algo puntual, un hecho.

me siento un poco identificado con algunas frase:

"los vientos son siempre los mismos, nunca de cambio
los miedos se perpetúan en el género y en la mano que más pesa..."

Coincido con esa parte.

Franco dijo...

Spleen e impotencia, qué dupla dichosa.
Y si no podés treparla, conseguí una topadora y que se caiga.