Buscar en este blog

domingo, julio 03, 2011

Lengua

en otro mundo dijiste:
la hubieran escuchada banda mas
la agramaticalidad
que incluso es una palabra que no existe
entonces es la no gramaticalidad
y gramaticalidad tampoco existe
por lo tanto ¿a qué se puede recurrir
cuando la lengua nos abandonó?
si no se quiere recurrir al silencio,
si se habla y de pronto
trabalenguas
y de pronto la oración
se desordenó
y la concordancia
no concordó
cuando no es afasia
porquel la unidad palabra
persistió
y el resto no
pero agramaticalidad no existe
no se puede negar la gramaticalidad
porque tampoco existe
no importa el prefijo que se aplique
a lo que no está
porque no está
no hay
no existe sintaxis
no me podés analizar
no te puedo

no hay nada
no hay género
no hay número
y el participio no sabe a quien copular
o con quien
malditos régimenes
autoritarios
que mejor no estén
por lo tanto malditos vacíos
complementos preposicionales dudosos
que implican relaciones de poder
no es lo mismo con
que a
estratos
niveles

ser circunstancial

u objeto

(sometimiento)

todo a partir de vos
de tu agramaticalidad
lengua fallida
lengua que enreda la mía
o la mía que enrieda a la tuya
y andá a saber qué tuya
vicios del lenguaje
¡vicios!
inventados
y verbos
copulativos
copulados
participios
concordados
géneros
¡mentira,
sexo!
poder
y tu serpiente
romper el círculo
punto final




1 comentario:

Reptile dijo...

Tu poema habla directamente con un poema mío (o con unos varios poemas míos) donde veo, igual que vos, que la agramaticalidad -te robo el término- es la vida. Me encanta, me encanta.