Buscar en este blog

viernes, julio 29, 2011

De la carrera literaria que no tengo.

Descubrí que todos los amores que tuve en la vida (que no son muchos porque soy una freak obsessive about numbres, bueno no mentira pero no importa) encajan perfectamente en un tipo de novela. Excepto uno que es más bien una novela hecha película (!).
Me sentí muy genial cuando lo descubrí. Sobre todo cuando comprendí que uno pertenece al género fantástico. UNA LOCURA.


PD: también descubrí, cuando me desperté, que hoy es viernes 29. OH POR DIOS.

1 comentario:

El Poeta Maldito dijo...

Dicen que hay que tomar la vida como si fueses el protagonista de tu propia película. Y pensandolo bien, mi pasado tiene algo de novela, de esas que por ahí en la pantalla son malísimas, pero en la vida increíbles.