Buscar en este blog

viernes, junio 03, 2011

Identidad

El día en que a Lucía le encontré significados que van más allá de mi segundo nombre, me puse a pensar si en realidad toda esa poesía entre mágica y suicida (como tirarse al Sena después de que se te muera un hijo, aunque nunca sepas si te tiraste o no) no formaba parte de mi marca de nacimiento que afloraría solo años más tarde, cuando entre una elección con seis años de antigüedad y un irracional amor de toda una vida, eligiese el amor y no la seguridad de un futuro.
Al final siempre me repito.

1 comentario:

Caro dijo...

me encanta, me encana este espíritu!