Buscar en este blog

lunes, mayo 02, 2011

Fin del mundo en Liniers

Liniers,
seres azules (con escudos, con cascos)
invaden la avenida.
Curioso terror,
pasajeros ciegos sin nombre
se agolpan en la vía
esperando salvación.

Solo parece pasar la muerte
por debajo del puente.
Vallas negras separan los infiernos;
a ambos lados,
las llamas,
el frío,
el invierno.

Corren los bomberos,
no cesa el fuego;
formaciones, colectivos,
autos detenidos como el tiempo final
como la hora;
y las campanadas son sirenas
con recuerdo nuclear
y las iglesias hogueras largas de metal

El caos no importa ya
¿para qué pasar?
a ambos lados es igual.
Alrededor de los límites,
el mal,
la profecía hecha verdad.
Los ángeles son gorriones,
suicidio los rieles;
y allí todos aguardan
que el sueño en el día llegue.

Inmóviles todos,
inmóvil todo,
y entre los gritos
y el crepitar
y la locura casi irreal,
el silencio, el cielo celeste
el miedo,
el desconcierto.

Como una máquina,
como un plan atroz,
en cada estación,
destrucción.

Parece que vienen por la vía
los santos y los dragones,
los demonios pecadores,
las vírgenes arrepentidas
juntos parece que caminan.

En la frontera entre dos mundos,
en Liniers el apocalipsis será.
Entonces alguien grita algo
y una mancha azul tira a matar.

2 comentarios:

Emanuel dijo...

G-E-N-I-A-L

Reptile dijo...

Me sumo, genial Y argentinísimo.