Buscar en este blog

miércoles, abril 13, 2011

Maria scribet insanae verbae o Bebotus Letrosus o Los delirios académicos de una estudiante de Letras

- Las iluminaciones van más allá de los tomos de escritos de mi bienamado Walter Benjamin; las iluminaciones son la gracia que acontece cuando un estudiante de Letras, por ejemplo, estando en una clase de Latín descubre que en ese idioma, el mar no es de género femenino ni masculino: es de aquel género que desgraciadamente nuestra lengua no puede saborear; dicho de otra manera, el género neutro. Es entonces cuando la alumna que aquí escribe descubre un hecho deslumbrante: en español tenemos el mar y tenemos la mar. Tenemos el desdoblamiento de esa neutralidad. IMPRESIONANTE. - Abrir la bolsa en la que uno guarda los apuntes de TYAL nos ubica frente a diversas realidades; una es la misma que se vive cuando se oye desde el otro lado del hueco de Puán la voz de Panesi amplificada: extrañar sus clases, sus chistes, querer ir de oyente a sus teóricos al salir de un práctico. La otra es mera sorpresa: ¡Loco, sí que eran largos esos apuntes! xD al lado de ellos, todo es un poroto (bueno, Argentina II no tanto) - Leer el llamado a adscripción de la cátedra "C" de Gramática (Borzi & Friends) produce un estado de éxtasis indescriptible pero también contradictorio: tan bello es el programa para el concurso, pero tan pocas materias tengo para presentarme a él, que no sé si esperar con dulces ansias el futuro o desesperar por el presente verde. - No hay sensación más bella (bueno, quizás sí: la de un final rendido) que poder deslizar en nuestro discurso -viajando en colectivo- palabras como "polémica", "sociedad patriarcal", "variación lingüística", "isotopía estilística", "constelación de sentidos".

No hay comentarios.: