Buscar en este blog

sábado, abril 30, 2011

Apris IS the cruellest month





Adiós, Ernesto :(


(supongo que la muerte de Sábato me pega tanto porque, más allá de que me gustaba como escritor
y de que mi mamá lo conoció por un trabajo de la secundaria, resultándole una persona agradable y accesible, hace unos muchos meses soñé que moría. Al despertar no estaba seguro de si seguía vivo o no, de si el sueño había sido real o mero sueño. Entonces busqué en internet alguna noticia y me topé con su fecha de nacimiento: había nacido hacía, casi, 100 años. Desde ese instante empecé a desear fervientemente que no muriese antes de cumplir los 100. Y no moría, no moría. De repente me di cuenta de que no era la única que lo esperaba con ansias: éramos varios, en silencio, con ese deseo. Pero yo había roto el silencio, preguntandolo. Hace tres noches soñé que alguien -una voz anónima- me decía que era mi deber hacer una traducción de El Túnel al inglés. Eso fue la madrugada del jueves. Ese mismo día, buscando, encontré que El túnel ya estaba traducido al inglés. Pensé que igual lo intentaría. Esta mañana, cuando creí oir en una conversación que había muerto, deseé que no fuera cierto. Lo primero que hice al levantarme de la cama fue buscar la noticia. Y ahí estaba: a los 99 años había muerto. Sin comprender demasiado porqué, lloré. Muchos, de alguna manera, sentimos tristeza, lloramos. Mi relación con la muerte de Sábato venía desde antes de ella, era una especie de apuesta con la vida. Y perdí).



No hay comentarios.: