Buscar en este blog

lunes, febrero 21, 2011

Misterios del precio del boleto

Todos sabemos que a pesar de que desde Palomar a Ramos Mejía el boleto del 182 ronde el peso cincuenta o incluso el peso setenta y cinco (dependiendo del ramal), de Palomar a Liniers está un peso veinticinco. Ok, cero lógica. Lo mismo pasa con el boleto del 53: de Palomar a Caseros está un peso cincuenta pero de Palomar a Lope de Vega está veinticinco centavos menos.
Aunque suene poco razonable, esta vez hallé algo menos razonable aún: tomé el 182 desde Palomar hasta Hurlingham, dije al chofer "Hasta Hurlingham" y marcó en la máquina de boletos que debía pagar un peso setenta y cinco (es decir, para un viaje de diez minutos debía pagar lo mismo que pago para ir de Palomar a Floresta o de Palomar a Caballito, viajes de una hora o más). Sorprendida -o no tanto- pago y espero llegar Hurlingham. Allí realizo los trámites que debía y espero el colectivo de vuelta. Viene otro 182, le digo al chofer "Hasta Palomar" y me cobra... un peso diez. Increíble. Si se tratara de un cambio de sección por alguna cuestión de cuadras, de ida debería haber pagado como máximo, un peso cincuenta (que es la sección que le sigue al peso diez de mínimo, en provincia). Pero vamos ¿uno setenta y cinco?.
Porteños, los detesto, uds pueden moverse de unn punto a otro de la capital con uno veinticinco como máximo. Go fuck a goat.

6 comentarios:

zapatos rotos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
zapatos rotos dijo...

"Porteños, los detesto"

Admiro el texto entero, como todos tus txt M, pero esa frase sera difícil de mejorar, jajaja. :)

Francisco dijo...

Apenas entre a tu blog me dio la impresion de que te gustaria lo que escribo.
Cuando vi la foto de Ellen page y Michael cera me convenciste :)
Fijate, y decime.

http://pueblosdepapel.blogspot.com/

Emanuel dijo...

Tan cierto como ilógico

Anónimo dijo...

aca se muestran las dos variabels que determinan el estilo de direccion adecuado a la situacion generada: el pasajero (vos) y el conductor. Habria que ver exactamente como fue todo, pero podemos asegurar que una de las dos fue una constante en la formula. El chofer puede variar, y dentro de esa variacion, caracteristicas como el nivel de pajeridad y/o de imparcialidad del chofer pueden transformar radicalmente la situacion. No, no tiene logica, pero tiene un sentido.

Zucundum dijo...

Sucede que la diferencia no es por la distancia, sino por el destino. No es lo mismo "ir a Hurlingham" que "ir al Palomar", del mismo modo que "comprar un Jorgito" no cuesta lo mismo que "comprar un Fulbito".
(?).