Buscar en este blog

domingo, enero 09, 2011

Diario de un viaje ajeno II: Día 4

Acabo de levantarme de mi siesta de dos horas, más o menos. Anoche, después de una noche de poker y karaoke me acosté a las 6. No es tampoco en extremo 'tarde' y tengo que admitir que dormí: recién a las 13.30 me levanté. Sin embargo moría de sueño, así que luego del almuerzo volví a acostarme. Quizás mi cansancio se debió a lo mal que dormí: pesadillas sobre hospitales - escuelas y sobre infidelidad -propia- con desconocidos hicieron que me desperara con dolor de cabeza. Y eso no es bueno. Es raro esto de tipear recién despierta de una siesta, siento que estuviese ebria; no sé, algo. Me cuesta tipear y mi suboconsciente tipea cosas raras (?) por ejemplo.
El día de hoy no aparenta demasiado interesante: es domingo, son las 6 de la tarde y todavía no pasó nada. Ayer terminé al Woody y mañana debo ir a trabajar. Dios, como me cuesta tipear loco.
Creo que ahora voy a merendar. Me siento estúpida, atontada, etc.
Este día definitivamente, pasará a no existir en mi mente.

9.1.11

No hay comentarios.: