Buscar en este blog

jueves, enero 06, 2011

Diario de un viaje ajeno II: Día 1

(tal como el año pasado, escribiré un diario de viajes de un viaje que no es mío. Yo estaré aquí, en la ciudad, y él esta vez rondará los pagos sureños. El año pasado escribía para paliar el aburrimiento y la distancia. Esta vez lo hago, también, como un ejercicio literario.)

El viaje ajeno aún no comienza pero yo comienzo a escribir. El día de hoy augura una jornada bibliotecaria (es maravilloso como clasificar libros, ordenarlos, etc. me desconecta de todo el universo. Lo que aún me resulta increible es la cantidad de polvo que pueden albergar mis amigos de papel). Luego de eso, un par de horas de 'compromiso' o 'participación', aunque quizás pueda llamarlo el principio difuso de una militancia difusa. Siempre tan poco clara, yo. Por otro lado, y ya que estamos tan literarios, estoy -de nuevo- embriagada por una fiebre Bryceecheniqueana. Ayer retiré dos libros de él que compré por Mercado Libre, y hoy se me dio por googlear -de nuevo de nuevo- "No me esperen en abril". Me molesta mucho ver que hace meses hay un ejemplar publicado en Mercado Libre (encima el ejemplar ese peruano y hermoso del relojito en la tapa) y que nadie lo compre. Está barato para ser el libro que es, y nadie lo compra. Hay muchos libros publicados de este autos, y nadie los compra. NADIE LOS COMPRA. Me cuesta explica lo que siento, es una especie de soledad. Es como si nadie lo conociera, nadie lo hubiera leído; es una indignación que a la vez me hace sentir especial. Pero claro, también sola. Bueno, volviendo al tema, estaba googleando "No me esperen en Abril" y me saltó "no me esperen en Abril, digo, en Julio". Ok. Evidentemente yo, que no puedo escapar a estas costumbres milenarias de traumas y karmas y boludeces adolescentes que perpetuo en mi corazón para algún día hacer algo útil con ellas. Bueno, sí, empiezo a leer el artículo que encontré y comprendo ¡pues claro! "No me esperen en abril" es una 'continuación' (al menos en cuanto al espacio y ciertas condiciones) de "Un mundo para Julius". Todo tiene sentido ahora. Igual el artículo habla del mal momento del gobierno español durante el 2010, a fines de junio. Esas cosas de la vida. Me recuerda al día que encontré por nombre, nomás, a este libro abrilesco al que tanta referencia hago (corrían los inicios del 2009 y empezaba un caos en mi vida que me llevó meses arreglar) y a otros libros, como por ejemplo aquel titulado "Entre Julio y Abril en Palermo Viejo" que era realmente... malo. Y encima me robabab la idea (bueh, robaba, es una forma de decir) que yo tenía para un libro que finalmente (y por suerte) no escribí, porque iba a ser igual de malo que el antenombrado.
Esto tiene poco de diario y mucho de divague. Lo meramente perteneciente a un diario es la referencia a mis planes diarios y a lo que hice ya hoy. Seamos fieles al género, para despedirme: hoy almorzaré hamburguesa.


(quizás lo más bello del día se haya dado por la tarde, sobre un 182 vacío, leyendo a Benedetti, con el viento en mi cara y escuchando las estrofas de Whatever, de Oasis. El sentimiento de alegría y libertad fue sublime, embriagante, lo suficiente como para llenarme los ojos de lágrimas y desear eternizar ese instante)

6.1.11

No hay comentarios.: