Buscar en este blog

domingo, diciembre 26, 2010

The cat is 'over' the table.

Como la primera vez, los cuerpos, el cuerpo. Como en los sueños, el lugar. Todo aquello que se había perdido en las preocupaciones y en los malos humores, regresó. Entonces mi alma exaltada sonrió, vos lo sabés, siempre lo sabés.
Quizás el mejor regalo de navidad haya sido efímero e intangible, pero me hizo recuperar lo que creía perdido: mi identidad. Volví, frente al ventanal, a ser yo.

No hay comentarios.: