Buscar en este blog

lunes, noviembre 15, 2010

Mis alas se quemaron y caí

Vamos, se me volcó (correción: al abrirl las botellas ambas hicieron que el contenido saltara gracias al gas) agua tónica de dos botellas diferentes sobre un jean que ya había sufrido esa condena hace años atrás. Y tenía una pasionaria en el rodete ¡una pasionaria!.
Más tarde leo viejos cuadernos y pienso 'debería mostrarle esto' comprendiendo luego que ya se los mostré. Me miro las medias y debo taparlas. Se llama recuerdo.
Porque primero hablé de algo, después de lo opuesto, pero siempre termino diciendo lo mismo. Siempre termino hablando de noviembre.

No hay comentarios.: