Buscar en este blog

martes, noviembre 30, 2010

Jealousy, turning saints into the sea

La sensación, aquí está de nuevo. ¿Debería sufrir? No, aunque sea sufrimiento. ¿Debería gritar? No, aunque sea angustia. De repente y poco a poco me devolviste -sí, vos (ojo, vos no)- el sentimiento que había perdido. Me siento viva. Estoy regresando a ser eso. Estoy regresando (sí, porque estoy yendo hacia atrás, pero ¿qué más da?)
Ya no me sofoco, ya no se me sale el alma; ahora solo es violencia, pero ¡es algo! ¡Es algo, sigo siendo yo, yo yo yo yo!
Y podría llorar pero prefiero arañar la herida y sentir el dolor el mayor tiempo posible. Porque uno no sabe cuando se irá de nuevo.

No hay comentarios.: