Buscar en este blog

miércoles, noviembre 03, 2010

Danger!

El peligro, soy. Perversidad -sos tan dulce- y el peligro; todo es fuego, que quema, que reconforta, que es fuente de vibraciones y de heridas eternas. Fire, fire. ¿No te asusta? ¿No te asusto? ¿No me asusto?
La velocidad de la vida, de los años, todo mezclado en los incendios en potencia, en los sueños y en el no querer levantarse. Pura fantasía -pero cruel y dañina, andá a saber si...- y quizás por primavera, quizás por autodestrucción nostálgica, es todo un misterio. Pero yo me vuelvo pirómana, autómata, reina de la inercia y de la reflexión nula. Yo, justo yo, impulsos irrefrenables -aunque en el fondo no impulsos, porque los elaboro- y malditos planes.
Beware. En mi mano, mi violaceo endendor y mi sangre, la gasolina.

No hay comentarios.: