Buscar en este blog

domingo, octubre 17, 2010

¡no hay más tormenta!.

Finalmente ves la película que te habían avisado que iba a estar, pero casi lo anulaste (porque son nombres y canciones y blah). La ves, sí, la ves después de haber estado masticando, durante la cena, tarta de verduras y pensamientos tristes, definitorios pero sin desición alguna. Y la película, y los nombres (que no importan, porque uno hoy es otro pero sigue siendo ese uno porque en momentos como ese, todos somos iguales, todos somos lo mismo una y otra vez. Entonces llorás. Entonces ves que no, que jamás podrás seguir así. Porque no vale la pena matar por matar, ni liquidar por pequeñeces. Porque no vale ni siquiera un segundo de sufrimiento ser así, cuando la tolerancia te pone intolerante, cuando las diferencias existen hasta la médula pero hacen amena la vida. Allí todo se aclara ¡no hay más tormenta!. Never give up on happiness.

2 comentarios:

Reptile dijo...

NEVER.
Me gusta este discurrir de la conciencia suya, sabe?

Félix dijo...

Estamos con las lluvias, ¿eh?

El tema es que con la lluvia no se puede ser feliz... Es algo personal igual, un conflicto con la lluvia puta y yo que nos llevamos mal y blablabla.

Si no se va la tormenta, imposible ser feliz. ¿Pero donde se consigue un sol que me evapore las nubes? De hecho sería un buen producto para comercializar... Mmm...