Buscar en este blog

lunes, octubre 18, 2010

midnight thoughts (while I miss you)

El árbol del amor, también supo dar frutos venenosos. Miro -te miro, nos miro- y encuentro en la belleza de esas caricias y juegos tímidos y violentos que añoro, el dolor de saberme antigua asesina, vil traidora. Vos, máquina de arrastrar; yo, mounstro angelical. Pienso con melancolía en las noches esperadas, en los dulces abrazos que mil deseos ocultaban; pienso en las palabras que eran miles ocultas y en las manos que terroríficamente anidaban. ¡Ay! Pienso y pienso y también entonces recuerdo la superposición, el engaño, los cuerpos que eran dos, los nombres que variaban. Pienso en el viernes en que fui de muchos, en las mentiras con las que alimenté corazones tristes. Pienso en los latidos que apuñalé, en las lágrimas que por vos, por él, derramé. Mi árbol, mi raíz, mi mundo y universo divino; todo eso que es tu nombre, supo ser causa de infiernos varios, de dulces avernos, sí. De perfectos pecados. Y entonces tanta alegría alguna vez fue alegría egoísta, tanto placer alguna vez fue cruel despertar de los sentidos. Supe ser ciega por no querer ver más allá de mis manos, de tu pecho. Supe ser criminal, supe ser enamorada confundida que por un lado goteaba el final de un romance y por otro se alimentaba del principio de una eternidad de felicidad enamorada. Fui yo la moneda, fuiste vos el empuje. Vos, asesino de pasados, constructor de presentes, verdugo y a la vez dios creador. Vos, es la madrugada y dormís; yo escribo y te imagino como eras ayer (hoy casi digo que quiero que por un día sea de nuevo el ayer, pero a la vez sería malicioso), con los bucles que ya no tenés, suspirando; y te recuerdo con la violencia de tus ojos fluctuantes, con la tenebrosa habilidad para hacerme derrapar, con los días nublados, entintados, con el juego (son siempre juegos perversos, what a wicked game you play) y con nuestros seres hundiéndose en el espiral de locura (mi locura era más tétrica porque era ilegal, tus reglas tenían sentido, tu accionar no asesinaba tanto como el mío ¡maldito, maldito! pero si después de todo yo soy humana y también elegí, vos aprovechaste mi idiotex, y entonces te amo) en esa cadena de meses, march-september affair y el resto es historia, palabras, palabras, fuiste y serás palabras, sos palabras, sos más que eso, porque las palabras no alcanzan, porque sos, vos y no hay nombre más que el tuyo, porque ¿qué sos? sos.

1 comentario:

Reptile dijo...

Yo reconozco que estoy recontra maricona, pero esta entrada hizo que se me llenen los ojos de lágrimas. Te entiendo.