Buscar en este blog

miércoles, octubre 27, 2010

blá

Curiosísima la sensación, de esas desterradas. Curiosísima, casi detestable, pero al final la razón prima -mirá como aprendí- y reflexiono, y veo que - ahora el corazón prima, ¿ves que tanto no cambié?- que todo lo que pasó, todo lo que no pasó, todo todo todo... nos llevó a dos mundos separados, alejados, diferentes y desunidos en los cuales ¡finalmente, y locamente por suerte! logramos ser, como nunca, felices.

No hay comentarios.: