Buscar en este blog

domingo, agosto 08, 2010

CATARSIS versión perdílacuenta

Advertencia: uso este espacio para descargarme. No busco ningún efecto en nadie, pero tengo que sacarme de encima esto y tengo a mano el teclado.




La recncha de la lora. Todo me molesta. Todo me irrita. Todos son unos pelotudos, no no, no es que todos sean unos pelotudos; todos me parecen a mí, ante mis ojos miopes, unos pelotudos. De nuevo todo negro, pensé que ya no cabía posibilidad de estar así y sin embargo, de repente, desonfío de la gente, desconfío de las circunstancias por venir, desconfío de mí.
Cada uno de los que me rodean se vuelven una espina, un artefacto ruidoso y molesto, una máquina de decir y hacer boludeces.
Lo peor es que en realidad la única boluda acá soy yo. La única exagerada e hipersensible. La única imbécil que se cree demasiado -no, ni siquiera eso- y que lo único que sabe hacer bien es enojarse por todo y con todos y comer todo el santo día. Por favor, inyectenme un somnífero. O mandenme en encomienda hasta la loma del orto, bueno, ahí no, a la vuelta de la loma del orto.
Gracias, vuelva prontos.

No hay comentarios.: