Buscar en este blog

miércoles, julio 28, 2010

Selfdestruction in 1, 2, 3.

Ella está hablando con ella y están en una celda o algo así. Resulta que su manía autodestructiva llegó al límite y ya no tiene escapatoria que la deje con la cara al sol. De una u otra manera, está encerrada, condenada.

Siempre tengo la manía de hacer a mis personajes a mi imagen y semejanza, o al menos muy cercano a ello. A veces nacen como reflejo mío y terminan así. Otras veces -como esta- se van alejando de a poco del modelo original.

El problema es cuando de repente todos nos volvemos Kamikazes y nos volvemos a mimetizar.

No hay comentarios.: